jueves, 13 de marzo de 2014

Terrazas impecables

Después de este largo invierno que está llegando a su fin, después de tanta lluvia y viento que ha dejado nuestras terrazas con mucha suciedad, y con el buen tiempo primaveral asomando, es hora de limpiar ese espacio exterior con vistas ya al verano.
Antes de ponernos con el agua y el enjabonado, deberemos barrer la superficie para que no extendamos el polvo o la arena si vivimos cerca de playas o en ciudades.

Sin duda, una de las mejores opciones para dejar impecable la terraza es la utilización de una limpiadora a presión. Pero hay que tener cuidado: no se debe apuntar a los muros o paredes de nuestra terraza o patio demasiado cerca, pues lo que haremos será levantar la pintura o deshacer los materiales. Cuando limpiemos estas zonas tendremos que hacerlo dejando un espacio como mínimo de 20 centímetros.
A la hora de nuestro suelo, el tipo más extendido es el gres. Primero deberemos enjabonar. Para ello, si tenemos máquina de alta presión se puede acoplar una botella de detergente en la lanza que pulverizará agua y nuestro jabón.
Gres
Una vez enjabonada la superficie, desmontamos el detergente y pulverizamos el agua quitando todo el jabón poco a poco.
Normalmente suele funcionar, puesto que el gres es un material muy fácil de limpiar.
De todas formas, si la suciedad está muy incrustada, podemos antes de nada limpiar la superficie con un cepillo de exterior, de cerdas duras para ablandar la suciedad.
Pero hay manchas que son muy difíciles de eliminar, como por ejemplo las provocadas por barbacoas. En este caso, y si están muy incrustadas, deberemos de pulir y debastar la superficie con discos de diamante para luego abrillantar si se puede con lana de acero. Si no son manchas muy profundas, debería servirnos con un disco abrasivo de terrazo y un decapante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.