martes, 13 de noviembre de 2012

Un dormitorio invernal


Ya hemos hablado de esta estancia de la casa, un santuario de privacidad y descanso, un lugar para nuestros encuentros íntimos y sueños más placenteros. La mayoría de nosotros apenas modificamos el dormitorio en todo el año, simplemente cambiamos la colchita de verano por el nórdico y con eso lo solucionamos todo. Aquí os propongo darle a nuestro dormitorio, en esta estación, ese aspecto cálido en la estación más gélida del año.
Tejidos suaves, texturas gruesas, tonalidades otoñales como la gama de castaños y rojizos, serán claves para darle a nuestro santuario ese toque cálido.

Accesorios como alfombras, cojines y velas harán esa mezcla ecléctica cálida aportando homogeneidad a nuestro dormitorio.
Ya hablamos de entelar cabeceros y demás, también es muy buena opción para esta calidez que buscamos, telas con motivos invernales y florales serán perfectos.

Y para terminar simplemente una mantita a los pies de la cama dará el toque final. Con esto nos apetecerá ir a cama de un salto... Lo peor será madrugar, así que, como el título de la película de George Clooney: "buenas noches y buena suerte".

2 comentarios:

  1. Simplemente impresionante!!

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena!!! Intentaré seguirte. Con dos niños en casa es muy difícil mantener el orden y llegar a convertir el dormitorio en ese santuario de privacidad y DESCANSO que ya .......Lo peor...el madrugón para dar biberones e ir a trabajar!!! Pero... son etapas que hay que pasar.

    De nuevo, FELICIDADES Y MUCHO ÁNIMO CON ESTE PROYECTO.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.