sábado, 17 de noviembre de 2012

¿Cómo cuidar sofás de piel?


Un sofá de piel es una pieza duradera en el tiempo, pero para que permanezca casi como el primer día, debemos de tener en cuenta algunos consejos básicos para mantenerlo perfecto. En mi opinión un buen sofá de piel es mucho mejor que cualquier otro tejido y aunque sea delicado, es fácil de limpiar. Desde luego, más fácil que otros tejidos.

Si seguimos las siguientes reomendaciones alargaremos la buena vida del sofá:

          -  Aspirar la piel dos veces a la semana.
          -  Cepillado suave con un cepillo de cerdas blandas.
          -  Mantener la piel alejada de los rayos de sol y de un calor excesivo como radiadores y estufas.
          -  Procurar que la luz artificial no enfoque directamente a la piel, ya que puede alterar el tono.
 Por otro lado, es obvio que en algún momento se nos puede derramar algo. En el mejor de los casos será agua. Para ellom debemos secarlo rápidamente con una gamuza.
Si lo que se derrama es otra sustancia lo limpiaremos con agua y jabón. El jabón debe ser como el que usaban nuestras abuelas: neutro no coloreado, preferiblemente mezclándolo con agua. Posteriormente frotar suavemente, aclarar, secar con una gamuza y el resto al aire. Nada de secarlo al sol ni con un secador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.