miércoles, 3 de octubre de 2012

De vuelta a la rutina!!!

Después de un corto verano, apartada de la tecnología vuelvo con las pilas cargadas para seguir creando a vuestro lado!!! Quizás no ha sido el verano más creativo de mi vida, pero si lo suficiente divertido para traeros novedades, consejos e ideas para decorar vuestra vida.

Además de unas cortas y merecidas vacaciones, estoy colaborando en la reforma de un piso ¡todo un reto! ya que lleva tiempo y mucha dedicación ya que no es para un cliente sino para alguien conocido, por lo que el compromiso es mayor. Asique os lo cuento para que veais lo que estamos llevando a cabo.
Empezamos por una habitación, por el presupuesto nos tuvimos que quedar con los muebles, asique adapté el moviliario y el estilo que me pedían a las ideas que luego plasmamos. La habitación estaba llena de cosas pero a la vez vacía, a tres colores: un blanco en el techo, un tono azul en la pared de la ventana y el resto en tono vainilla ¡un caos de color! asique la habitación pedía a gritos un cambio de color. Como la habitación debe ser masculina pero a la vez acogedora, elegí dos tonos para las paredes: vainilla y chocolate, con una madera para definir las tonalidades, combinación perfecta con los muebles de castaño, asique ¡manos a la obra!



Os enseño algunas fotos del proceso ya practicamente finalizado, aún quedan algunos detalles importantes como cortinas y lámparas, pero me gustaría enseñaros como ha quedado la pintura que es lo que más ha llamado la atención, por unos 60€ hemos cambiado el color de la pared, hemos puesto un marco y os acordáis del truco de fotos de la pared con pinzas, pues lo hemos hecho también pintando las pinzas en color chocolate para que destaque, desde luego que cuando esté totalmente reformada os la enseñaré, por ahora un pequeño adelanto:



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.