jueves, 14 de junio de 2012

¿Lo tiro o lo guardo?

Viajamos, vamos de tiendas, tomamos el sol, paseamos por parques, visitamos familia, amigos... de cada uno de esos lugares recopilamos objetos y en su mayoría inútiles. Algunos nos los prestan, otros creemos que nos va a quedar genial en algún rincón del hogar, retratamos infinidad de paisajes, fotos movidas, desenfocadas y todo llega a nuestro hogar. La pregunta se presenta cuando pasados años de no ver esos objetos nos los encontramos, o bien por casualidad o porque nos hemos puesto a hacer una limpieza a fondo. En ese momento debemos ser prácticos y plantearnos tres preguntas clave: ¿qué utilidad tiene? ¿lo podemos encajar en la decoración de nuestro hogar? ya que lo necesitamos ¿cómo lo podemos almacenar ? Evidentemente hay objetos que compramos que pensemos lo que pensemos: ¡nunca quedarán bien en ningún sitio! Esas maracas de Cuba, el tapiz de Punta Cana, la cerámica de Marruecos. Todo nos recuerda a esos viajes tan maravillosos que hacemos, pero los recuerdos nos hacen pensar en porqué gastamos el dinero en algo que no es útil y no lo podemos colocar en ningún sitio. La solución más drástica y sin deshacernos de esos "maravillosos recuerdos", pasa por meterlo todo en una caja y al trastero. Otra solución es, si tenemos alguna habitación dedicada al ocio, intentar poner un estante o una vitrina y almacenarlos como si fuera un cuadro en relieve dentro de la habitación. Los "préstamos", esos libros, platos, cds, dvds, en fin todo aquellos de nuestros amigos o familiares, que muchas veces llegan a nuestros hogares sin saber muy bien como, todo esto está ocupando un lugar que hay que liberar,asique toca hacer visitas y devolverlo. Las fotos, esos recuerdos de tantos momentos vividos, hace años pasábamos por nuestra fiel tienda de revelado y a un álbum, para los organizados y en esos sobrecitos de revelado para los más desorganizados. Hoy en día existen marcos digitales, una forma muy buena de recordar, organizar y mostrar a nuestras visitas sin agotarlos, pasando página o rebuscando en sobres o cajas. Si no las queremos mostrar podemos usar pen drives o memorias digitales. Esto nos llevaraá tiempo ya que la mayoría de las fotos, sobre todo las de hace más de diez años hay que pasarlas por el escáner. Lo peor de todo esto es que no tenemos tiempo para hacerlo o vagancia. Esos días de lluvia, esos momentos en los que pensamos: "me aburro" esos son los buenos momentos para reorganizar nuestra casa. La satisfacción de un trabajo bien hecho será nuestra recompensa, nuestro hogar lo agradecerá y tendremos más espacio.

2 comentarios:

  1. Estare a tu lado en esta aventura!!qué orgullosa estoy de ti!! Adelante siempre wapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias!!! hoy aprendí que el futuro será lo que nosotros queramos que sea, asique adelante SIEMPRE!

      Eliminar

Gracias por tu comentario.